sábado, 28 de septiembre de 2013

Short stories: Odisea en la frontera de Perú/Bolivia





Cuando llegamos a la frontera nos despertaron para hacer los tramites de
migración, ¡Dios mio, que quilombo!

Pasamos a pata de Perú a Bolivia. En Bolivia, hicimos los tramites de migración
bajo chequeos un tanto invasivos y los minutos empezaron a pasar.
Al cabo de una hora nuestro bondi no aparecía, en eso viene un flaco y comenta que no
lo dejaban pasar porque había habido un accidente y nosotros no entendíamos nada.

Cuando volvimos al lado de la frontera peruana, estaban los dos choferes con 
3 policías, estos no les permitían cruzar porque tenían que llevárselos detenidos
debido a que en la noche, mientras viajábamos, había habido un accidente en la ruta
donde aparentemente el bus en el cual nos transladabamos estaba implicado y
podría haber algún muerto. Posiblemente los conductores no se habrían detenido y 
como no estaba claro si tenían responsabilidad en el hecho o no, nos aclaraban que no les
podían permir el paso a Bolivia y por ende, nosotros nos quedábamos sin choferes y 
bus.

Para sazonar mejor el mal ánimo colectivo, muchos se enteraron que todos
habíamos pagado diferentes precios en la terminal (por eso hay que pelear los
precios con decisión) y pasó por ejemplo que unos porteños pagaron USD 100
lo que nosotros pagamos USD 18, pero a todo esto... ¿Que pasaba con nosotros?

Los choferes nos dijeron que nos conseguían una camioneta, volvimos al lado
boliviano a esperar, a los 15 minutos eramos más de 40 pasajeros
desahuciados con nuestros bolsos a cuestas en la frontera.
Ahí si, me calenté, mi madre me dijo que les hablara bien pero ¡que se vayan a cagar!,
pasé con toda mi pinta de "uruguayo seudo peruano turista" y cuando
llego al bondi, nuevamente del lado peruano, este justo se estaba yendo, le
golpeo la ventana porque estaban los 3 milicos arriba con los dos choferes
y no me veían, entonces les digo:

- ¿a donde van?
Los oficiales me contestan - al juzgado 
- ¿y nosotros?
- ahora viene una camioneta. Me dice uno de los choferes a la vez que trata de
maniobrar con una cara de susto barbara.
- no hermano, ¡que me vas a dejar tirado acá!, en otro país mientras que a vos
te llevan anda a saber por cuanto.
Con una risa muy nerviosa me dice - tranquilo ya venimos

A todo esto los locales (peruanos y bolivianos) que estaban en la vuelta veían a
un tipo de casi 2 lucas, multicolor, a los gritos con un bondi en movimiento,
cuando me di cuenta del circo que se había armado me gustó más y arranqué:
- mirá que yo soy el que te paga el sueldo, y te lo pago para que me lleves a
destino, no para que me dejes tirado por una cagada que te mandaste o no. Lo
que hiciste la verdad me chupa un huevo y para eso está la justicia que te va a
decir si la cagaste o no, pero a mi me arreglás esto hermano, no me vas a dejar
tirado en Bolivia.
Tartamudeando, bajo la mirada de los 3 policías y su otro compañero no menos
asustado, me contesta - ya va, ya va la camioneta.
En ese momento me calenté del todo y le grité - decime tu nombre....
¡que me digas tu nombre!

Y que mierda iba a hacer yo con el nombre del pobre tipo, pero me salió la que
me hacían cuando laburaba en un ente público, me tenía que desquitar y era el
momento justo. El chofer me dice su nombre y le vuelvo a gritar desde la calle,
en la frontera entre Perú y Bolivia, bajo la atenta mirada de un sin fin de
bolivianos y peruanos que aprovechaban toda esta distracción para pasar
mercancías de contrabando en carros, - ¡y tu apellido decime!
Estaba pálido el tipo, me lo dice y - más vale que arregles esto. Le digo para
terminar la conversación.

Volví re quemado para Bolivia, luego de discutir largo y tendido en definitiva
no había arreglado nada.

A los 10 minutos llega una camioneta, se suben 25 y.... ¿y los demás?, eso fue
lo que nos preguntamos todos los que quedamos abajo, los locales que fueron
los primeros querían que nos apretáramos, - ni en pedo viajo 3 horas a lo
bondi ganado. Le digo a mi vieja y todos los presentes. 
Aportando cultura a la conversación nuevamente comento - ¡la puta que los parió!.
Ya volaba de la calentura. 
Ahí lo agarro al conductor de la camioneta alquilada,

-¿cuantas te pidieron?
- una sola
- trae otra
Me mira serio y sorprendido...
- si, trae otra... no te vas a ir y dejarnos a todos acá.
- Pero solo me dijeron que traiga una. Me contesta totalmente desorientado.
- Mirá nosé que te dijeron ,pero no te vas hasta que traigas otra, porque yo acá
tirado no me voy a quedar y ahí no entramos 40 tipos con bolsos y cosas...
andá y trae otra que de alguna manera te lo paga la empresa, te damos los
pasajes nosé, pero trae otra.

Y así fue, trajo otra camioneta. Realmente no sé si se la pagaron pero por fin pudimos
llegar a La Paz, Bolivia.



En Facebook - Juan Patrick

Juan Patrick

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dejá tu comentario aquí...