viernes, 31 de mayo de 2013

3ª y última parte de Uruguay



Nada más grande que la familia. Así fue como la tercera y última semana de mi vuelta por Uruguay se convirtió en el mejor momento de mis vacaciones, cuando aproveché al 100% con mis viejos y mi hermano.

Todo se presentó perfecto para que en combinaciones ideales pudiese disfrutar de todo lo que me gusta.

Para empezar, con mi madre nos fuimos a la colonia de vacaciones de Piriápolis, donde con un muy lindo y agradable clima lo primero que hicimos fue, armar el mate, ponernos el traje de baño, comprar una docena de churros y uno relleno de dulce de leche y arrancar a la playa... buenísimo!!!





Estuvimos en Piriápolis 3 días, pero pasamos espectacular. Pude visitar a mi abuela, me quedé contento de que esté bien, y ver a Moro, un labrador tremendo, un crá ese perro!.

El día sandwich de estos tres días vino mi amiga Soledad Casanova, un individuo muy particular que siempre me sirve para sacar la máxima ternura de mi, como por ejemplo usarla de toalla en la playa o bolsa de boxeo portátil, que se yo, hay amores que matan dicen... yo pongo lo mejor de mi!

Con mi vieja pasamos demás!, no nos quedamos quietos ni un minuto, o visitando a mi abuela, o yendo a la playa, recorriendo con la Casanova los tres y diciendo pavadas, comiendo empanadas de mariscos, yendo a ver jineteadas o recorriendo Punta del Este donde me encantó pasar por la casa que teníamos allá y revivir recuerdos de asados, fútbol en el fondo, Ada esperando que mi viejo llegara con el auto, cosas muy personales que a uno le tocan el corazón. Extremadamente agradecido a mi vieja por esta escapada de 3 días solos, que está buenísimo para disfrutar, revivir cosas y distenderse. Grande ma! :)




A la vuelta a la capital, era tiempo de organizar el viaje con mi viejo y Hernán. Antes, fuimos a la rural con un calor demoledor para este ya cuasi-irlandés, un par de games de noche de la LUB y un partido de las eliminatorias para el mundial de Brasil.

Con todo listo, arrancamos viaje hacia el norte, el destino SAN GREGORIO DE POLANCO.

2 termos para las 5 horas que teníamos de ruta, música, guía de eventos en el Uruguay que le hicimos comprar a mi viejo, y que sabemos la va a aprovechar a full, y mucho entusiasmo por parte de los tres.

Era un buen momento para volver a nuestros chistes internos, cosas que se habían diluido con el tiempo por lógicas razones pero como quién ha aprendido a andar en bicicleta, nunca se olvidan, es solo cuestión de darle aceite a los engranajes y así fue.

Previo arrancar ruta, yo quería ir a un lugar muy especial y sin mayores detalles porque hay cosas que no encuentran descripción en las palabras, fuimos los tres a visitar a Ada. GRACIAS



Ahora si, con algo interno que nos llenó de familia salimos a la ruta. El profesional (apodo de mi hermano) palmó a la media hora como no era de extrañarse, con mi viejo mate y mate charlamos de todo un poco he hicimos kilómetros, genial!.
Al despertarse la bestia (mi hermano) el hambre atacó, ya preparados de su condición de tiranosaurio rex, lo abastecimos de cuanto alimento encontramos pero ¡oh sorpresa!, me pidió un mate, luego otro y se sumó a la ronda, me dejó de cara. Aunque lo mejor fue cuando opinó nuevamente acerca de cuál yerba es más rica que otra, un atrevido bárbaro jajaj

Hicimos una parada en Paso de los Toros para cargar nafta y sacarnos algunas fotos emblemáticas con el toro gigante. Sus genitales fueron un atractivo turístico al igual que sus guampas a la hora de hacer combates en el aire "el profesional" vs "el europeo" y mi viejo (el no sabía y ta, comió una patada a los huevos de lleno por dormirse) vs "el europeo" también. Ah! y no sabíamos, pero los toros toman mate por el ano... Eso nos explicó mi hermano.






Llegamos a San Gregorio de Polanco sin lugar para alojarnos, ahí salimos a trillar y ta, conseguimos un lugar que como todo en Uruguay está sobrevalorado, los precios no tienen relación alguna con la calidad y los salarios, pero bue, Uruguay nomá!

Ya empezamos con los problemas idiomáticos y la velocidad de respuesta que solemos tener con la gente, en general no todos, del interior tirando al norte o bien al este de la capital.

Mientras deleitábamos con nuestros ojos los carteles con faltas de ortografía alevosas, fuimos a comprar carne para el asado de la noche, luego de varios sucesos de conflictos lingüísticos donde la malicia del profesional se hizo presente y yo no podía aguantar la risa, conseguimos el morfi y de ahí, bebidas y otros menesteres mediante, nos fuimos a primerear el parrillero porque sino estábamos liquidados, había 1 parrillero para 50 habitaciones, si! esto es Uruguay señores.

Ya con el territorio marcado ahora lo que nos faltaba era la leña, y bueno, tuvimos que apelar al recurso de la coima donde al cuidador de los baños (me daba tremenda lastima pobre veterano) le dimos 50 o 100 pei no me acuerdo bien porque debatimos con mi viejo para que le diera más y el no quería jajaj, la cosa que por 2 o 4 euros nos hicimos de una ininterminable cantidad de palos secos, palets y cuanta leña preciosa para hacer brazas encontramos.

Mi hermano encaró el asado, yo me dispuse a romper los palos largos que casi nos sacan la cabeza por lo ordinaria de mi técnica, armamos una leve picada y sacamos los beberajes.
Mi viejo habilitó el Jameson de 12 o 18 años que le llevé (no me acuerdo bien cuantos años), lo probamos, mi hermano le sacó el olor de un saque cuando metió la trompa de oso hormiguero que tiene y ta, le dimos a la Pilsen bajo cero. Precioso.

Entraron a salir los chorolos, morcillas, picamos el asado, hablando, chistes, jodas de todo tipo y bue, se nos fue el rato con uno de los mejores asados que puedo haber tenido.
Ya terminando, adobado en mi caso pero muy prolijo, simplemente disfrutando despreocupadamente como hacía mucho tiempo no podía, salió el momento del postre.

Mi padre meta sacar fotos, con mi hermano le pasamos la lengua a los tenedores llenos de grasa y le entramos al helado en caja de ahí directo, mientras mi viejo loco con las fotos sacaba más y más nosotros lo vaciábamos y ahí a "la piraña" le vino la desesperación y ta, hizo de las suyas revolviendo el helado y yo después de más de un año.... volví a llorar de risa literalmente.




Verlo a mi viejo tan alegre, jodiendo de nuevo, a mi hermano menos serio entre familia y jodiendo como siempre me puso re feliz, el equipo se reencontraba y el circulo ese donde los tres nos jodemos entre si, nadie safa y todos pasamos bien, volvió.... MAGNIFICO!!!

Para remate, cuando empezamos a guardar las cosas, no hubo registro fotográfico pero mi hermano me vio, ta! aclaro que estaba muy oscuro pero bueno, la cosa fue que del adobe que tenía me resbalé con una de las reposeras playeras que estábamos usando de banco y ta, comí piso de espalda como un campeón jajajj

Ahí fue cuando se me prendió la luz del kitchen porter europeo y propuse el lavado artesanal, así que los tres con los platos, cubiertos y vasos nos fuimos a la playa a lavar los utensilios para devolver jajaj de los mejores momentos en mi vida.

Ya para arrancar, bajando a la playa le tiré las zapatillas por la cabeza a mi viejo, al llegar mi viejo comandó los cubiertos los cuáles los ensartó en la arena y yo, me mandé pa´adentro del agua y entre a refregar los platos, la cosa que no salía la grasa y le entre a dar con las patas a los platos, entré a tirarle agua a ellos, mi viejo tiraba los vasos, mi hermano nos meaba al lado de las patas mías y la cara de mi viejo, al tiempo que sacaba fotos. Yo dije que era del circo y entre a tirar los platos para arriba, entre el pedo, que no se veía nada y que estaban lógicamente mojados los platos no agarré ni uno, se me cayeron todos, se clavaron en la arena y algunos corrieron riesgo de fatalidad, para todo eso propusimos con mi padre campeonato de sapito en el agua pero con platos jajaj unos asesinos, tirábamos y hacíamos dos sapitos pero después los tiramos juntos y se chocaron los platos, una cagada atrás de la otra jajaj que enfermos!!!

Volvimos al restaurant, le dejamos los platos  y todo en el mostrador como civilizados huespedes y rajamos, estaban llenos de arena y por las dudas que reclamaran algo nos volamos, pero antes de caer doblados en la cama nos subimos a un escenario de madera que había por ahí y nos entramos a sacar fotos no se porqué, pero ta, salía la foto tranqui.

Al otro día, luego de desvalijar el desayuno, nos fuimos al centro que estaban haciendo un homenaje a un artista local, ALPUY, donde se estaba pintando una alfombra gigante en la calle y todos podían colaborar, para variar, el cirquero de mi viejo se puso a pintar, a pedir planos de lo que se iba a pintar, que se yo, anduvimos en la vuelta y dejamos la marca del equipo.

A la vuelta a la choza, decidimos ir a hacer kayak mientras esperábamos que unas minas nos devolvieran el termo que por ¿confusión? se había llevado y era nuestro.

Ahí fue que salió kayak en 3 equipos de dos, 20 minutos rotativo y estuvo muy bueno, circo de fotos arriba del kayak y la mejor fue, cuando el último equipo sale que era mi viejo y mi hermano, el plebeyo del dueño de los kayaks dice que se había terminado la hora, ahí le metí el peso y le dije los horarios y todo que habíamos empezado y cuando terminábamos (nos quería gargar porque tenía una familia de 6 personas que esperaban nuestro kayak para irse con dos kayaks todos juntos), ahí fue que cuando le dije que teníamos todavía 20 minutos se le trancó la cara para hacer cuentas y dijo "ahhhhh, bueno, le digo al dueño mejor". Y el equipo C se fue a kayaquear y cirquear con fotos en el Río Negro.

Para el atardecer, aprontamos el mate con mi hermano, mi viejo fue por los alimentos para que el profesional no se ponga de mal humor y nos quedamos ahí, viendo la puesta en una vista preferencial y preciosa que teníamos en donde paramos en San Gregorio.

Al otro día temprano con tremendas ilusiones ya que ninguno de los tres había estado nunca, fuimos a Paysandú para estar en la fiesta de la cerveza.

La cosa es que ya para arrancar empezamos con problemas de alojamiento, sobrevaloración ridícula que hay en Uruguay, además de que por ser Paysandú y estar limitando con Argentina que está todo mucho más barato y a 20 km nomás, ni siquiera encaran para poder competir un poco más.
La atención y calidad de la gente en lo que a servicios al público se refiere, nos pareció espantosa, los precios no muy buenos y de la Fiesta de la Cerveza mejor no decir mucho más.

Nos llevamos un fiasco bárbaro, 3 tipos de cerveza nomás, el stand de cervezas internacionales 2 días antes del cierre (1 semana de duración) estaba cerrado, en los locales internacionales de comida habían unos 7 países donde solo estaban abiertos 4. Pero lo paradójico de eso, es que en la fiesta de la cerveza que no es la primera, fue la 48ª fiesta, no tenían cerveza jajaj URUGUAY NOMÁ!!!!

Al otro día encaramos vuelta, un largo viaje de unas 8 o 9 horas con una parada para almorzar, llegamos el domingo y yo el martes ya me volvía a Dublín.


Se venía la parte jodida, el lunes empecé a acomodar cosas y empecé con los adioses, primero nos fuimos a partir la boca con la Casanova a Tassende y bueno, pasamos muy bien, nos dijimos hasta la próxima y ella me regaló un buda en miniatura que ta, lo perdí, igual era una cagada :P.

Empecé a sentir algo que luego ya estando acá en Irlanda entendería que era, sin que le dijera nada Moni mi amiga uruguaya acá me dijo que a ella siempre le pasa, es como que unos días antes de irse se pone una muralla, para no sentirse mal. Fue tal cual, me sentía como con una muralla de frialdad, por un lado quería emocionarme pero por el otro marcaba una distancia, nosé, no fue adrede pero la tuve.

Con la Casanova me pasó, pero la más jodida y donde realmente me partió fue en la noche, donde nos vimos con mi viejo y ta, verlo triste porque me iba de nuevo me dejó colgado mal, por fuera no expresaba ninguna emoción pero por dentro hasta ahora sigo como sintiendo culpa, o arrepentimiento o nosé, me dejó muy mal verlo así a mi viejo.

Al otro día con mi madre y mi hermano fuimos al aeropuerto, me hizo sentir muy bien como siempre contar con una madre como le digo, para todo, yo se que ella siempre está ahí, es una fenómena mi vieja y eso me deja muy feliz. Pero algo que valoré mucho más esta vez fue a mi escudero, mi compinche, se hizo tiempo para mi durante mis 3 semanas, para lo que precisara, para lo que quisiera, para estar conmigo, para no dejarme solo cuando me mamé en St Patrick, para irse 3 días de ronda por el norte del país, para levantarse temprano y con su silencio nunca dejarme solo y siempre acompañarme, esta vez aprendí más de mi hermano, aprendí a entender como es, el no dice mucho pero siempre está ahí, pueden pasar días que no hablamos pero somos mucho más, ya se lo dije una vez y lo repito, mi hermano es mi ídolo.

Con mi muralla incorporada, no pude quebrarme exteriormente pero por dentro estaba preguntándome en el aeropuerto ¿porqué mierda me voy de nuevo?, nosé.... Lo único que se, que este segundo adiós fue mucho más duro que el primero.

Gracias por dejarse sorprender por mi visita, por dejar todo por estar conmigo, por poner la mejor buena onda, por cocinarme, por los regalos, por sus abrazos, por sus lagrimas y sus sonrisas, me pusieron las pilas para poder seguir tirando un poquito más como siempre decimos.

Ahora, con la gran ilusión de ver a mi madre en menos de un mes. Se esta viniendo por 3 semanas para recorrer algunos países de Europa conmigo y conocer donde vivo, una gran experiencia para ella y una enorme alegría para mi. Sumamente ilusionado cuento los días para ver de nuevo a mi vieja :)





Juan Patrick
"Sacame lo que quieras, pero nunca me dejes sin la oportinidad de volver a abrazar a mi familia" Juan I. Pita

2 comentarios:

  1. Aqui!!! una madre reportandose!!! si Juan!!! cuento los dias!!! para ya encontrarnos!!con una felicidad!!! y haremos tanto!! que divino!! y que dificil cuando traslades esas historias!!!Tanto que contar! Estas haciendo historia hijo!!! que bueno! abrazo y siempre disfruta todo 100%!! con Amor! tu mamá!!

    ResponderEliminar
  2. La Familia, que lindo la Familia!!! Abrazo Juan, nada mas para agregar, Conrado

    ResponderEliminar

Dejá tu comentario aquí...