viernes, 28 de diciembre de 2012

Bon nadal / Feliz navidad / Merry christmas



Feliz navidad para todo el mundo!!!!! creyentes, no creyentes o como yo, gente que tan solo busca una excusa para sentarse en una mesa en familia y compartir un buen momento, espero que todos hayan pasado bien, en mi caso nuevamente de viaje!... y el destino fue BARCELONA.

Fueron 4 días muy interesantes, salí el domingo a las 7 de la matina luego de venir de 11 días de laburo ininterrumpidos y habiendo laburado hasta el sábado mismo, cuando decidí hacerme igual una siestita antes del viaje pero con miedo de dormirme del sueño atrasado que tenía, tal cagazo tuve que dormite 4 horas nomás y así al tun tun y con un frío que rajaba la tierra acá en Dublín partí hacia el aeropuerto.
Hechos los tramites de rigor y habiendo presentado mi pasaporte y celular (con el boarding pass en la pantalla lo cuál dejó de cara a la mitad de los funcionarios del aeropuerto) salí rumbo a pasar las fiestas junto a la madrina de mi hermano, su pareja y el hermano de ella.

Llegué con un sol hermoso de bienvenida a la ciudad de Barcelona, al salir esperaba encontrarme con Beatriz y Mario pero no fue así, aguanté como una estaca celeste en la puerta un rato y nadie venía por mi. Allí, tomé la decisión de meter una llamadita rescatadora porque ya me veía que las cosas no venían bien, pero fue tan solo una confusión de terminal y ahí aparecieron ellos, con una bienvenida digna de alabanzas, luego del fuerte abrazo de encuentro me dijeron, tomá (la matera), tomá esto también (las llaves de la casa) y esto (unos pan con grasas caseros hechos en la misma mañana), a lo que no pude evitar contestar "faaaaaa! así da gusto que lo reciban a uno" jeje. Y arrancamos.

Ya en camino, me fueron mostrando el Mountjuic, el puerto y diferentes cosas yendo en camino a su casa. Hicimos una parada (mientras yo lo único que hacía era hablar del sol) en el Estadi Olímpic luego de pasar el Palau Sant Jordi, donde pude apreciar el estadio principal que albergó los juegos olímpicos del 92. Un muy lindo lugar que denotaba su estética antigua pero a la vez te hacía respirar historia y te hacía sentir un poco parte de esos juegos.






Seguimos viaje, y antes de pasar por el centro de Barcelona hicimos una nueva parada en la plaza de España, donde nos encontramos un tipo tocando música en vivo tipo flamenco y cuando nos pusimos a hablar, era un argentino que estaba viviendo allí. Esa sería mi primera experiencia de contacto con gente uruguaya o argentina de una larguísima lista en la cual se convertiría mi corto viaje de 4 días.


En la ruta hacia Badalona, pasamos a unas cuadras de la Sagrada familia y luego por la torre Agbar, ese edificio de la empresa de agua de España el cual en la noche regala un maravilloso espectáculo de luces sobre su fachada.
Pero más allá de que ya en la primera hora de llegada a Barcelona había recibido un tsunami de información turística, no hubo nada como entrar al apartamento de ellos y luego de saludar a Jorge (el hermano de Beatriz), plantarme en el balcón de cara al sol a disfrutar de algo tan simple (y escaso aquí en Irlanda) como un día soleado...al fin!, llegué a España.

 
Y empezar con las locuras de los viajes no podía hacerse esperar, así que luego de calzarnos los cascos y haber agarrado las chivas, arrancamos a la rambla de Badalona a contemplar la playa y en mi caso, ver por primera vez el MEDITERRÁNEO. Hasta ahí todo emocionantemente normal, pero lo mejor fue cuando el 23/12/12 en el invierno europeo, terminé de esta manera en la playa.



Al agua de saviola, al principio me hice el coso que no me metía y cuando Mario se mandó y yo lo vi tan tranqui en el agua dije, "ta, es hoy" y me mandé, pero la verdad cuando saqué la cabeza luego de zambullirme se me había congelado la vida literalmente... un frío tenía esa agua que no podía más, pero ya estaba en el baile y mientras una vieja de campera y bufanda que estaba sentada en un banquito me sacaba fotos luego de haber abandonado su banquito, yo me zambullía, tiritaba y me volvía a zambullir como esperando que mágicamente la temperatura cambiara para pasarme las horas ahí en el agua.

Mi primer contacto visual con el Mediterráneo fue en la playa Cristal, pero lo mejor (antes de que me zambullera) fue pasar por la playa nudista y lógicamente, haciéndome el dolobu, posar pasar algunas fotitos que cuentan con un fondo "al desnudo" :P


Duchazo, almuerzo tranqui y dandole a los pan con grasas que habían sobrado, más un nuevo matecito ahora si, inaugurando el mío en España, nos fuimos al hospital a ver a una muchacha uruguaya que sufrió una enfermedad de golpe y está postrada en una cama casi inconsciente. Otra vez, volví a quedar bastante sacudido por todo lo que me ha venido pasando, el tema de la lejanía con la familia y un sin fin de etcéteras que cuando ingresé a la habitación lo único que hacía era mirar a Soledad y compartir con ella mi energía para que lo mejor venga a ella y pueda salir adelante.


Seguimos viaje y nos fuimos hasta la rambla de Barcelona, cerca de la villa olímpica donde ya de noche, el paseo que brindaba ese lugar era espectacular. Me vino una pequeña comparación a la caminata por el puerto de Punta del Este, pero con menos gente (ese día fue atípico por lo que me dijeron).

Dimos unas vueltillas, pasamos por la escultura de la ballena (el arte algunas veces es taaaaaaan abstracto :S) y las torres Mapfre, ya un tanto cansados pasamos por el centro como para bajar en Las Ramblas unos minutos y volarnos pero desde la primera noche, ya pude palpar un gran problema de Barcelona, es imposible encontrar un lugar para estacionar el auto. Por lo tanto, sin Ramblas y nada, pegamos la vuelta a Badalona donde también tuvimos quilombo para estacionar.
  

Mi día 2, el día de noche buena, lo arranqué armándome el mate y largándome hasta el súper por menesteres y luego de ahí, caminar un cacho hasta Carrer de Mar, la calle peatonal principal de la Plaza da Vila donde la noche anterior había visto que casi llegando a la playa había un local de CHURROS!!!!...... fa! que partida de boca que me pegué jajajja no comía churros hacia como un año así que me le arrimé y obviamente, pensando en no agarrarme un ataque al hígado principalmente por el hecho de que tenía que cuidarme para arruinarme bien arruinado de noche con los turrones, agarré y le dije "8 churros por favor :D" y así fue, con mis 8 churros recién sacados y el termo y mate, me fui hasta los bancos de la plaza y mano a mano los pasé a mejor vida uno a uno :P


Nos fuimos nuevamente a Barcelona esta vez en moto y al llegar me dieron 475 instrucciones de que visitar, yo decía "a ta, dale, dale, sigo derecho nomás no?", casi que con un mareo bárbaro, pero ta! al fin quedé solo y a mi ritmo que es lo que necesitaba.
Por lo tanto despacito y mateando me fui hasta el edificio de La Pedrera. Estaba lleno de turistas y abundantes de ellos eran orientales pero no de la R.O.U. que ese era solo yo jeje
Un edificio más, me pareció que le daban más color que otra cosa, que se yo! le saqué una foto pa´ no discriminarlo pero me pareció un edificio totalmente intrascendente.
Maravillado por la gran avenida que desembocaba al cabo de unas cuantas cuadras en la Plaza de Catalunya, fui mirando para todos lados, paré en la casa Batlló que realmente me terminó gustando más la fachada del edificio de al lado que esta, pero lo que más me sorprendió en esa caminata fue el nivel de las tiendas de ropa que fui viendo, eso si es glamour. No lo vi ni en Punta del Este, ni acá en Irlanda, ni en Buenos Aires, ni en las ciudades que visité en el Reino Unido, totalmente despegado el nivel de esas tiendas y el ambiente de la avenida. Lo mejor de lo mejor está en esas calles, pero hay que ir preparado con una buena cuenta bancaria... controlarse mujeres!!!


Llegué a la Plaza Catalunya, mundos y mundos de gente, yo me paré un cacho a caer en el lugar, pero era demasiada gente y me conformé con distraerme disfrutando de las estatuas de la plaza, pa! estaban de más. No eran nada muy diferente a las que uno puede encontrar en cualquier ciudad europea, pero tenían algo distinto, entre la combinación como la de un típico hombre semi desnudo con un caballo o una mujer también así con una virgen, etc pero creo que lo que me captó la atención, fue la actitud corporal de una y cada una de las estatuas, eran diferentes, valen la pena contemplarlas.

Luego de no conseguir mapa gratis de la ciudad, no me hice pobre y garpé 1 euro por un mapa que al final nunca lo usé jajaj, lo mejor fue que cuando estaba bajando las escaleras hacia el centro de información en la plaza un guacho me grita "vamo el mate eh!" a lo que le contesto al toque "buenooo, vamo arriba".
Seguí rumbo hacia Las Ramblas, ya fue hora de sucuchar el mate y desestresarme, me habían comido la cabeza con los carteristas y que "ojo la mochila, ojo la riñonera, etc, etc" y ta, así no funca la cosa... me rompe las bolas cuando la gente pasa el límite de la sugerencia de precaución a la transmisión del miedo propio, pero siempre yo con tal de ser cortés no les digo "pa mirá, no me importa" y bue, me termino quemando y no da, por lo tanto agarré, me saqué la riñonera y me la encajé donde va, la mochila en la espalda tranqui como siempre y a la mierda loco, que acá habrán carteristas pero yo tengo una nariz boxeadora que no come nada jajajajjaja

Ni bien empecé a caminar pasé por la fuente donde por lo que me dijeron, cada vez que el Barca F.C. consigue un título, toda su hinchada se junta para festejar, lo raro fue que me esperaba una fuente gigante y terminé viendo una fuente de metro y medio por otro metro y medio contra el cordón de la vereda en el medio de la peatonal, osea, nada que sobresaltara.

Empezó el ataque del merchandising del barca, que cada 3 metros te encontrabas con una tienda que tenía mil cosas del Barca, con la camiseta de local, la de visita, la 3º y sin fin de cosas para que uno gaste. Yo seguí metiendo pata pero ya con un conflicto bélico en el estomago que pedía como medio de paz, SOLIDOS!

Me metí sin darme cuenta al Mercat St. Josep, donde la oferta de turrones, pescados, jamones y todo tipo de comida era impresionante. Como yo soy medio fan de comer en los mercados procuré un lugar pero la verdad era imposible, estaba atestado de gente y seguí camino por Las Ramblas hacia algún bolichón callejero.
Así fue como terminé en uno donde cuando entro pregunto que eran las tapas y se suscita esta conversación con la moza rubia "hola que tal, que tenés para comer?" "hablas inglés?" "eh si, pero prefiero español" "es que para mi es mejor el inglés" "ta, pero yo prefiero español", claro bo! taba buena la polaca pero una vez que puedo expresarme normalmente por unos días dejame ser cabeza. Lo mejor fue que le terminé hablando yo en inglés y ella en español :S jaja pero me partí la boca con 5 montaditos, una chela Cruz Campo y para rematar, lo mejor de lo mejor, sin lugar a dudas el mejor acompañamiento para tomarse una cerveza, almendras saladas, son espectaculares!!!!

Panza llena y corazón contento, me puse a hablar con el mozo que era español y me dio unos datos para hacer unas compras que necesitaba, como no tenía nada previsto para visitar decidí irme a hacer esas compras el 24 que luego los siguientes días aparentemente todo estaría cerrado.
Me metí entre los callejones que daban a Las Ramblas y fue espectacular, nunca me hubiese imaginado lo maravilloso de esos callejones, esos callejones que son tan distintos a los irlandeses pero mas sorprendentes por estar entre medio de grandes edificios y ser interminables, calles que conectan otras calles y callejones con más callejones, muy buenos, daba gusto perderse por ahí más allá que aparecieran algunas caras medias turbias, pero al haber en cada calle o una tienda de souvenirs o un barcito, no generaba mucha preocupación el ambiente de la calle en algunas zonas.

Medio perdido volví a salir a 1 cuadra de la torre de Colom, pero lo bueno fue el espectáculo que me vi de las estatuas vivientes, pago 10 a 1 que los 5 tipos que eran estatuas por el acento y las actitudes que tenían eran argentinos, uno que se hacía el cowboy la verdad dejaba mucho que desear no por su representación de cowboy robótico sino por lo alebozo de su demanda de dinero a los turistas, paupérrimo!

Volví a meterme a los callejones en búsqueda de la estación Jaume para irme al shopping Diagonal Mar, medio perdido, me metí por aquí y por allá hasta que desemboqué en lo que creo era el Ayuntamiento, nosé, eran dos edificios de grandes fachadas enfrentados en un espacio abierto en común. Seguí tratando de ubicarme y encontrar la estación mientras pispeaba camisetas del Barca que ni en pedo me iba a comprar pero ta, vichar es gratis por ahora.

Llegué al shopping, me metí a hacer unas compritas para navidad pero lo más importante fue ver el PARAÍSO DE TURRONES !!! faaaa, tuve un orgasmo visual lo juro jajaj abundancia de turrones de todo tipo y color, España me estas empezando a comprar el corazón bue, más bien el estomago :P

Con un agua en el bolsillo y un turrón abierto en el otro me empecé a pasear por el shopping, algunas personas miraban pero la verdad me chupó bien un huevo, no como turrones hace como un año y hasta que me explote el hígado no pienso parar.

Luego de análisis y más análisis, decidí comprarme la computadora, la cuál en este momento me acompaña alegremente, al fin vuelvo a ser un ser normal luego de 10 meses. Pensar que me vine sin celular, ni tarjeta de crédito ni computadora... fa! no se puede vivir sin esas cosas hoy por hoy en este mundo, pero bue, ya vuelvo a ser un vicioso de la pc, yessssssss! :P

Les dejé la computadora y las compras (que me vendría a avivar que no me cobraron uno de los regalos de papá noél, no por robo mío, sino por gallegada de la cajera) a Beatriz y yo, me fui en el Tram hasta estación Adriá y de ahí metí combinación en el Renfe a Badalona.
Otra cosa para destacar lejos, más allá que los sistemas tanto de metro, tram o tren no son tan modernos como los de acá en Dublín, están totalmente limpios y funcionan en sus conexiones espectaculares, con tremenda cobertura geográfica y simplicidad de interconexión. Espectacular el sistema de transporte de Barcelona.

Yendo a pata desde la estación a la casa, me paré varias veces a ver las casas de venta de patas de jamón que siempre las había visto por tele y ahora las tenía ahí, con las patas normales y las negras, tipo etiqueta negra de whisky pero versión pata de chancho jaja ta tremendo!
En frente, me daba vuelta y me babeaba con las bandejas sacadas de los hornos con los turrones de yema caseros.... pa Dios mío! que delicia bo!

Todo el viaje fue para lo que vendría, el fin de por si era ir a pasar Navidad "en familia" y lo demás, sería todo yapa. Así que llegué y entre una cosa y la otra ya se hizo como las 22 hs, me saqué el gusto de cortar jamón directo de una pata que Mario había cortado y luego, nos sentamos a comer. Claro, le faltaba la emoción de una navidad típica de Uruguay, o al menos, a las que yo estoy acostumbrado en la que hay mucha expectativa y preparativa. No fue así, sino más bien una cena sencilla y con poca preparación, sin picada pero con un whiskicito para compartir y luego unas cervezillas.
De la nada, se hicieron las 0:15, nos dijimos feliz navidad, vino un amigo de ellos que andaba en la vuelta, se tomó uno ahí con nosotros mientras hablábamos de todo un poco pero todo con risas mediantes y al cabo de un ratito se fue, todos al sobre y así nomás se fue la navidad. Más que contento de haber podido pasar con Beatriz principalmente este día que para mi es muy importante no en lo religioso pero si en lo afectivo, pero igualmente, como extrañé no haber podido pasar en casa y con toda mi familia, cosas que algunas podrán hacerse posible más adelante y otras no lamentablemente.

En la mañana del 25 nos dirigimos los tres en auto al Tibidabo, nos tuvimos que cruzar media Barcelona me pareció pero al llegar nos topamos con una altura interesante que nos hizo pasar las nubes tan solo subiendo en el auto.
Al llegar a la cima nos enfrentamos al Templo Expiatorio de España, una linda fachada que luego me dejaría de importar al ingresar al mismo y ver, como acá también para prender una vela te ponen precio dentro de la iglesia. Agh!!!! ¿no era que la religión no tenía precio?, me fui para afuera al toque indignado nuevamente con la religión católica y sus políticas de devoción.
Más allá de esto, subimos a la terraza gigante del Templo y fue impresionante la vista de la ciudad que alcanzamos, con el plus de tener bajo nosotros un manto blanco de nubes que embellecían el panorama.



Nos fuimos y volvimos a cruzar casi toda Barcelona me pareció, en camino a las canchas de entrenamiento del Barça, en eso Mario me dice "no la encuentro te llevo a la cancha del Espanyol" "Pero yo quiero ver la del Barça no la del Espanyol" "bueno pero te llevo a la del Espanyol" (importante aclarar que el es hincha del Espanyol) y sintéticamente lo que me importaba ver la del Espanyol se la resumí con este comentario "Bueno dale, pero no pienso sacarle ni una sola foto a ese estadio". Conclusión, le pasamos por la puerta y seguimos rumbo al Camp Nou.

Luego de pasar por L´Hospitalet y alguna que otra zona, llegamos al Camp Nou, el auto estaba por palmar y me paró en el portón de la entrada 14 con el estadio a 80 metros masomenos (le veía un pedazo de techo y lo mejor, un cartel en una viga que decía algo del Barça), me dice "Bajate y sacáte fotos ahí", "Beatriz sacále una foto", resignado me bajé y cuando Beatriz me dice para sacarme una foto le digo "No, no me saques nada, acá no se ve nada, vamonos", me subí en menos de 5 minutos al auto y le digo "dale vamo", pero así nomás no me iba a quedar con una vaga impresión del Camp Nou, así que mientras nos íbamos iba vichando para arafue los nombres de las paradas de Tram cosa de mañana volver por mi cuenta y recorrer como se me cantara las bolas el estadio.

Llegamos de regreso al domicilio, muy cansados por el laaaargo viaje en auto pero por suerte Jorge se había mandado unos ñoquis caseros para partirnos la boca. Conocí a su pareja Esmeralda, una española muy elegante pero lo mejor, con tremendo buen humor y chispa, llegué a hablar con ella solo ese almuerzo pero me dio toda la impresión de tipa crá!.

Terminado el almuerzo me envicié con mi nuevo chiche, y entre saludos navideños ainda mais, se me dio por mirar en que club era que estaba Diego "El dulce" Martinez dirigiendo.
Increíblemente cuando leo decía "Circol Catolic de BADALONA", no podía creer, yo ni me acordaba donde estaba pero que coincidencia que fuese en la misma pequeña ciudad, así que al toque le escribí y fue espectacular, al cabo de 2 horas nos encontraríamos en la ya famosa para mi Plaza da Vila.

Que gustazo!!! con Diego habíamos ido al colegio (el un año mayor que yo), donde nos conocíamos de vista, habíamos jugado en contra al basket y más tarde, habíamos sido compañeros a la distancia (el en España y yo en Montevideo) de un programa de radio de formativas del basquetbol. Lo mejor, ahora nos encontrábamos como quién queda en ir a tomar unos mates al prado en Badalona.
Junto a su novia, una tipa re simpática y de buena onda, nos volvimos a Barcelona en su auto para tomar algo y charlar largo y tendido como 5 horas.
Quedamos a la vuelta en que si encarábamos y nos despertábamos al otro día nos encontrábamos en una parada del metro, y juntos, íbamos al Camp Nou, ya que yo me había quedado lechozo de verlo un poco más de cerca.

Como buenos uruguayos ambos, habíamos quedado en encontrarnos a las 9 de la matina y a eso de 10:30 nos cruzábamos recién en una parada del metro los dos.
Compartiendo unos mates fuimos hasta ahí, en camino ya luego de salir de la estación, una muchacha nos para y nos pregunta para ir al estadio, era una argentina que estaba viviendo en Andorra hacía 2 meses y se había venido de vacaciones porque al no haber nieve no había mucho laburo y le habían dado libre.

Llegamos al Camp Nou, lo rodeamos y nos metimos, nos despedimos de la cordobesa que se metió al tour mientras que nosotros tratábamos de pispear para adentro del Palau de basket del Barça y tirábamos algunas fotos emblemáticas como estas




Paramos un rato a comer algo en el parador que estaba entre medio del estadio y el museo, pero al aire libre y con sol a pleno en la cara para mi disfrute, y seguimos la extensa pero espectacular charla que habíamos empezado la noche anterior. La verdad, estas dos charlas me hicieron recordar nuevamente la clase de persona que me cae bien, ese tipo de gente que no he conocido aún en Dublín y que me había empezado a hacer dudar si era yo o que pasaba, pero ya veo que no, que por ahora no he dado con el tipo de amigos que quiero. Gracias "sweet" por todo, sos un grande!... ya te iré a visitar nuevamente para ver algún partidito y verte practicar con los gurises!!!

Nos tomamos el metro, el se bajó antes, nos dijimos hasta la próxima y yo seguí rumbo hacia La Sagrada Familia.

Al salir a tierra un sol impresionante me encandiló (soy reiterativo lo sé, pero no veía tanto sol hacía meses), y junto con el una estructura maravillosa, era el Temple Expiatori de la Sagrada Familia.
El detalle en la fachada en sus cuatro lados es espectacular, cada parte es distinta una de la otra pero uno no sabe que lugar es más interesante, a mi particularmente me fascinó la parte posterior de la misma. Tremendo laburo Gaudí, la rompiste valor!



Próximo destino y último en este último día de paseo en Barcelona, La Barceloneta.
Desde aquella vez en Rio de Janeiro cuando una alemana-española me hincho las tarlipes con La Barceloneta, no podía sacarme de la cabeza que cuando fuera tenía que pasar por ahí.
Así que ya como un local, nuevamente me sumergí en el metro pero en la siguiente estación mientras que me metía en almacenes uno atrás del otro como si estuviese en Uruguay preguntando por yerba, no podía creer que entrabas a cualquier local y tenían yerba. Otro puntito Barcelona, estás encarando!!!


Llegué a la zona de la Barceloneta, arranqué a patear y mientras me cagaba de risa por las viejas y otra gente que se codeaba para hablar de mis five fingers, yo procuré un helado y podrás creer que uno de los gustos era DULCE DE LECHE... paaaaaa!!!! a vos mismo :P gracias Dios por este regalo divino jajajja

Mientras caminaba por ahí, me topé metiéndome un poco hacia dentro por un callejón con el Tempo de San Miguel del Puerto, la fachada no era nada desorbitante pero si la estatua que tenía incrustada, nuevamente la actitud corporal de la misma me dejó colgado admirándola.

 
Seguí hasta donde se terminaba el paseo marítimo y me quedé un rato a metros de la arena mirando esa punta de playa llena de gente, que lo único que me inspiró fue imaginarme lo demás que estaría para sentarse a tomar unos mates. Me quedé colgado un cacho buscando algún termo y mate pero como no vi, pegué la vuelta sobre el lado del puerto de yates tranqui, disfrutando del paisaje, la música callejera de un grupo de cubanos y el sol radiante que hasta último momento me acompañó.



Juan Patrick
"Tené presente que estemos donde estemos, estamos todos unidos en nuestras mentes y en nuestros corazones y al fin de cuentas es lo único que importa"

3 comentarios:

  1. Juan! por fin Sol, no se ve pero siempre esta, ahora se manifestó en otro país, en 2 dias me voy para Rocha como bien dijiste a morder cuellos lo mas que se pueda... Asi que a la vuelta te estare leyendo a ver que tenes de nuevo para contarnos del finde año... Espero que arranques a full, pum para arriba, con frio pero mamado, siempre festejando, y que el 2013 sea mejor que el 2012. un abrazo Conrado

    ResponderEliminar
  2. Faaaaa! como vas a gozar eso!!! una banda son? que divino...

    Me quedo con esa frase "SIEMPRE FESTEJANDO"... esa es la actitud que estar a menos de 48 horas del verano genera jajajaj muy feliz año Conrado! gracias por el aguante de todos estos meses y a ver si cuando vaya de vacaciones por allá te conozco.

    abrazo grande!

    ResponderEliminar
  3. Buenísimo Juan que bueno que por lo menos pasaste esta fechas con algo de turrón y un helado de dulce de leche. Ja ja ja !! Un beso grande muy buen año ! !

    ResponderEliminar

Dejá tu comentario aquí...